En épocas donde los árboles ya no le importan a nadie

Noticias como la siguiente que fue tomada de: link le importan poco a los ciudadanos, simplemente se han convertido en el día a día de una ciudad en la que valen más los proyectos de cemento que los espacios verdes.

Hasta el momento, 226 árboles han sido removidos y 180 talados durante las obras de soterramiento de cables en el polígono de la avenida República del Salvador y las calles aledañas en el norte de Quito. Esto incluye la av. Naciones Unidas.

Por ejemplo, en la Naciones Unidas se cortaron 13 de los 18 eucaliptos ubicados en dos cuadras. La medida se realizó para continuar con la construcción del bulevar a la altura del CCI. Asimismo, en la av. Amazonas entre Juan León Mera y Amazonas se cortaron otros 11 árboles.

¿Alarmante verdad? Regrese unas líneas atrás y lea a conciencia: 226 árboles removidos y 180 talados.

Mire ahora el siguiente párrafo que fue tomado de: link

La tala de árboles de más de 80 años de existencia a lo largo de la Av. Naciones Unidas y otros sectores ha generado polémica…

Otra vez… ¿Alarmante verdad? Regrese unas líneas atrás y lea a conciencia: árboles de más de 80 años de existencia.

No solo las noticias son alarmantes, las fotografías me dan una tristeza enorme, Por ejemplo la siguiente fotografía tomada de: link

Desde mi punto de vista este tipo de cosas son el resultado de una ciudad mal planificada, lastimosamente es tarde y nos nos queda más que esperar a la promesa de siembra de árboles y creación de nuevos espacios verdes. Ah! y esperar 100 años más para poder decir que tenemos árboles centenarios, bueno, en mi caso no lo llegaré a ver a menos que viva más de 130 años.

Aprovechando toda esta sucesión de malas noticias quiero compartir con ustedes un link de una máquina utilizada para re-ubicar árboles. Ojalá en un futuro cercano nuestro cabildo pueda asesorarse de mejor manera y la modernización de nuestra ciudad no sea a costa de la tala de árboles. La lectura de artículos como éste y cuyo video central coloco a continuación, nos dan esperanza a los ciudadanos de que en un futuro cercano tendremos mecanismos “más civilizados” de modernizar la ciudad. Soy de esas ciudadanas que cree firmemente en las ciudades de cemento pero no a costa de sacrificar lo poco que nos quedó de espacios verdes en una ciudad ya abarrotada de cables y cemento.


About

Leave Comment