FuckUp Nights Quito

El 13 de Noviembre del año pasado me invitaron a hablar en los FuckUp Nights Quito, una iniciativa interesante en donde conversas con otros emprendedores no de éxito sino de fracaso. Dejo a continuación algunos puntos a considerar:

  • Si no ajustas tu ritmo estás perdido, al igual que en las carreras, a veces sentimos la necesidad de correr más rápido, ese impulso es necesario para emprender, es verdad, pero no siempre da buenos resultados. Hay que tomarse el tiempo para analizar, revisar, meditar y disfrutar de esa carrera llamada “haciendo empresa”. Mucha gente te dirá: cuando puse mi empresa éramos yo y un escritorio, en mi caso incluso fue así, éramos mi socio, yo, mi escritorio, un par de computadoras y la oficina de un parque tecnológico, no hubo de por medio planes de negocio, hubieron las ganas y el talento pero eso no es suficiente para emprender. El emprendimiento es una larga maratón que hay que preparar, o, ¿tu te atreverías a correr una maratón sin entrenar?, ¿verdad que no?, a los pocos kilómetros se te acalambrarían los músculos por la falta de entrenamiento, lo mismo ocurre con los emprendimientos, las ganas y el entusiasmo te llevan a ponerte una compañía pero eso no es suficiente para que la empresa sea duradera, siempre que pienses en un emprendimiento que sea a largo plazo y si no es así que al menos te permita formar una empresa completamente rentable que luego puedas vender.

  • Es importantísimo competir y ser competitivo en el mundo empresarial, pero a veces nos enfocamos en tratar de superar demasiado rápido a nuestros competidores sin primero medirnos o superarnos nosotros mismo. Obviamente, en el caso del emprendimiento es necesario ubicarse en el grupo de élite una vez superados los propios parámetros, pero no se debe usar como motivación o estímulo competir, porque al igual que en el caso de los corredores si el estímulo desaparece se puede perder el interés. Siempre la motivación deberá ser superar los propios límites primero.

  • A veces, no solo una vez, ni dos veces, ni tres veces, pasa que los emprendedores sufrimos de la “entepreneur’s blue”, la tristeza del emprendedor y ocurre por muchas razones: no vendes lo que necesitas vender, tu gente no está motivada como quisieras, te das cuenta que emprender no era tan sencillo como dejar tu antiguo trabajo, legalizar tu compañía puede tomar más tiempo del esperado, las entidades financieras no te otorgan créditos…. etc., lastimosamente la lista es demasiado larga y los emprendedores nos caracterizamos por seguir adelante a pesar de cualquier obstáculo, pero a veces caes en la “entepreneur’s blue” y lo importante es fijarse las metas adecuadas y salir adelante. Es normal que pase pero no debes dejar que te derrote.

  • Cuando uno es joven e inexperto muchas veces no es capaz de discernir las cosas con claridad. A medida que los años pasan vamos adquiriendo conciencia y es que lo que pase mañana solo lo sabremos cuando llegue ese mañana, no dejes que tu juventud e ímpetu te lleven a cometer errores, un emprendedor no puede perder la cordura, tus decisiones deben ser siempre las más acertadas y para eso es necesario aprender a reflexionar antes de decir o tomar una acción.

  • El emprendor pone cuerpo y alma al trabajo y si se logra una planificación adecuada los resultados se verán pronto, a veces estarás poco motivado pero siempre que eso pase recuerda cuál fue el motivante que te llevó a emprender y como empezaste, si miras atrás muy seguramente verás que has recorrido bastante camino ya como para llegar a la meta caminando, la idea es llegar a la meta corriendo.

  • No es posible tener emprendimientos a medio tiempo, si has decidido montar tu empresa deberás enforcarte 100% en ella. Los emprendimientos a largo plazo no pueden ser mediocres, o dejas tu trabajo o actividad actual y emprendes, o definitivamente no lo hagas. Solo los emprendimientos a largo plazo valen la pena porque el sacrificio es elevado y no querrás a la vuelta de la esquina volver a pedir trabajo eh?, es divertido hacer intentos pero el emprendimiento es una forma de vida o entras en ella de lleno o no. Finalmente para el ser humano es fácil hacer lo que le gusta, si luego te cansas de lo que conlleva un emprendimiento no lo harás con gusto y la esencia se habrá perdido, por lo tanto antes de emprender es necesario estar bien seguro de que es lo que te gustará hacer el resto de tu vida.

  • Lastimosamente en Ecuador la academia no está alineada con la industria de los negocios, de ahí que los currículos de estudio no te preparan para emprender, eso es algo que se aprende en el día a día. Ahora, esto no implica que no debas formalizar tus conocimientos, es necesario que un emprendedor esté preparado y para esto lo primero que deberás hacer es analizar tus puntos débiles. Después de todo, ¿cómo estás pensando en emprender un negocio si no sabes leer un balance o si no sabes acerca de leyes? El emprendimiento no se trata de montar una oficina en un garage, producir un producto y salir a vender, eso solo pasa en las películas… y si no te has dado cuenta esos emprendedores de garage cuentan con ángeles inversores que suplen la falta de conocimiento en ciertos temas financieros o legales que tiene un emprendedor. Para nuestra realidad la cosa no es tan sencilla, si tu no conoces de temas financieros o legales empieza a aprender o contrata a alguien que pueda ayudarte, esa es la única forma de poner en marcha de manera seria un negocio.

  • A veces estás tan cansado que solo quieres quedarte en casa. A todos nos pasa lo mismo. Eso no quiere decir que se te haya esfumado el ánimo de emprender simplemente quiere decir que como todo ser humano te has cansado, después de todo tantas horas de trabajo, tantas horas de pensar en como pagarás las cuentas o conseguirás financiamiento, algún momento nos pasan factura. Si te ocurre esto simplemente levanta la cabeza y una vez más comienza a acordarte de cómo empezó todo, eso te dará el ánimo necesario para continuar.

  • No es suficiente con conocer del área donde vas a emprender. Hay que entrenarse en otras áreas y la falta de entrenamiento marcará que puedas ganar o perder en la carrera del emprendimiento.

  • Cuando emprendes, debes pensar que has entrado en una maratón en donde ya no hay marcha atrás solo así forjarás el carácter necesario para convertir tu emprendimiento en una empresa de verdad.

  • Para emprender necesitas algunas cualidades, lo primero, sin talento simplemente no podrás poner tu negocio, es decir, si no eres talentoso en lo que pretendes hacer no llegarás muy lejos, lo segundo es la capacidad de concentración, como ya manifesté antes hay que concentrarse en hacer bien lo que estamos emprendiendo, no puedes ser un emprendedor a medio tiempo y todo el tiempo que inviertes en tu negocio debe ser tiempo de calidad, finalmente, la constancia es la más importante, nadie nació emprendedor, y las derrotas cuando se está emprendiendo pueden ser muchas, si no eres constante y perseveras no podrás llegar a la meta. A la lista yo le agregaría una cosa más: la fortaleza, sin fortaleza muy probablemente no puedas llegar a la meta. Un emprendedor debe mantener el ritmo durante el tiempo de vida de su negocio, las empresas no son constituídas para durar una semana, son constituídas para durar toda la vida o hasta que el emprendedor decida vender esa compañía. La concentración y la constancia se pueden aprender y entrenar pero el talento ya debes poseerlo y la fortaleza solo pocos la poseen, no es algo que se pueda aprender en una escuela.

  • Si no vas a disfrutar de tu emprendimiento tomar el camino no tiene sentido. Recuerda que cada mañana irás rumbo a tu oficina y tendrás que sentarte a lidiar con todos los aspectos de hacer empresa, este trabajo debe divertirte. No te digo que será fácil pero si debes hacerlo con gusto porque el emprendimiento es un modus vivendi.

  • Nadie te obliga a ser emprendedor de la misma manera no podrás quejarte luego de tus decisiones sean éstas buenas o malas.

  • Con el tiempo vamos aprendiendo de nuestros errores y las pequeñas cosas se van haciendo grandes, hoy eres 1 mañana serán muchos a tu cargo. Si no aprendemos, y eso pasa a veces, los emprendimientos fracasan, por eso hay que entrenar antes y durante la marcha.


About

Leave Comment